lunes, 24 de enero de 2011

JOB 13:4 — MÉDICOS NULOS.

Escrito por Tomás Eliseo Martínez

1. Los Amigos de Job llegaron con un motivo digno de elogio, fueron a visitarle para fortalecerlo, animarlo, consolarlo. Comenzaron haciéndolo bien, cuando no encontraban palabras para expresar su sentir, ante la gran calamidad experimentada por Job. No reconocieron que a veces se hace más callando.

2. Job los llama médicos nulos, porque la medicina que él necesitaba no fue la recetada por ellos. Esta experiencia tan antigua y tan actual es muy importante tomarla en cuenta en la visitación de enfermos, o en caso de diversas crisis.

3. Lo que las personas como Job quieren oír, es a alguien que llega con palabras de consuelo, que animen y den fuerzas, en cambio oye palabras que aumentan su dolor y no le explican el porque del sufrimiento. Nosotros muchas veces con nuestra perspectiva incorrecta caemos en el mismo error de agrandar el dolor de quien sufre y pretendemos ayudar, que Dios nos ayude a no ser médicos nulos.

4. El problema es que en el afán de animar y engendrar confianza en la persona que pretendemos ayudar, no leemos entre líneas, lo que el enfermo dice o lo que dice con lo que no dice. Terminamos comunicando insensibilidad, falta de comprensión y lo que provocamos es enojo. Y peor aún lo que engendramos es duda en cuanto su fe.

5. Somos médicos nulos, cuando hablamos palabras de consuelo, mal aplicadas o demasiado tarde y no en el momento preciso que se necesita. Es importante discernir el momento adecuado y tener un ministerio de consolación efectivo.

6. Aquí estoy pensando en el ministerio de visitación el cual debe realizarse con dos propósitos principales:
1. Lectura Bíblica.
2. Oración.

7. Dejemos que sea Dios el que hable. El Espíritu Santo aplique la verdad bíblica, en aquellos corazones quebrantados, según sea su necesidad. Y la carga que agobia al afligido en oración depositémosla en las manos de Dios.

8. Seamos agentes salutíferos en las vidas de quienes atraviesan momentos de dolor y sufrimiento. Mientras tengamos vida, estaremos en dos posibles situaciones, una la de estar necesitando alguien que me de confort y la otra poder ser el agente que brinda refrigerio y salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario