lunes, 6 de diciembre de 2010

EZEQUIEL 18:1-20 — HOMBRE JUSTO.

Escrito por: Eliseo Martínez 
1. En lo personal, encuentro este texto, muy pertinente y práctico. Dios todavía espera una praxis consecuente de parte de quienes decimos ser su pueblo. No es tanto lo que decimos, sino lo que hacemos. Cristo afirmó: por su fruto os conoceréis.

2. Este texto es una descripción del hombre justo, el cual en todo su actuar se basa en el derecho y la justicia. Es respetuoso de la ley, conoce la ley y vive de acuerdo a ella. Antes de actuar se pregunta, si es correcto lo que va hacer, si es aprobado o no por la palabra, el Salmo 19 dice que la ley hace sabio al sencillo.

3. El hombre justo según este texto, no se desvía en pos de otros cultos. Sólo hay un culto al Dios verdadero, según los preceptos dados por Dios mismo a través de Moisés. No participa en la comunión con los ídolos (18:6) tras los cuales, dice Pablo, están los demonios, así que el que rinde culto idolátrico, rinde culto a Satanás y a los demonios.

4. El hombre justo no violenta a la mujer, obligándola a satisfacer sus apetitos carnales,
cuando no está en condiciones para la relación sexual.   Respeta la mujer ajena,  es disciplinado en su uso del apetito sexual, lo canaliza adecuadamente en el marco del matrimonio, el cual dice el Nuevo Testamento es honroso y el acto sexual (coito), sin mancha pecaminosa.

5. El hombre justo no oprime a otro ser humano, 18:7-8. A ninguno, al que recurrió a él en un apuro económico y dio como garantía una prenda de mucha importancia para su subsistencia. No se aprovecha del necesitado y no se apropia de los bienes de otro (7). Cuantos poseen bienes y han amontonado riquezas aprovechándose del pobre cada vez más empobrecido, aprovechándose de que el pobre está más pobre y no puede rescatar la prenda empeñada o rescatar la casa hipotecada.

6. El hombre justo comparte su comida y viste al desnudo. Las bendiciones que recibe de Dios no solo son para su disfrute, sino que aprende a dar. Santiago el hermano de Jesús, aunque nunca usó ese privilegio como vanagloria, sino se llamó siervo (esclavo); escribió que la verdadera religión pura y sin mancha delante de Dios, es socorrer a los necesitados representados por los huérfanos y las viudas.

7. El justo no explota a su prójimo a través de préstamos usureros. No se aprovecha de sus riquezas para que sirvan para mantener a pequeños comerciantes sumergidos en un trabajo intenso y agotador para que el prestamista se enriquezca cada día más y más.

8. El hombre justo se aparta de todo mal, todo aquello que puede ocasionar daño. Es decir en todo, busca hacer lo correcto, lo que es bueno, conveniente a otros. Es decir su accionar no es egoísta y se preocupa por el bienestar de otros.

9. Juzga correctamente sin favorecer a nadie, emite un juicio sin favoritismo de nadie, basado en amistades, riqueza o prejuicio político. Aplica la ley correctamente.

10. El hombre justo vive su vida basado en los preceptos de Dios, 18:9. Hay tres verbos que se destacan: caminar, guardar, hacer. Todo se resume en una sola palabra: obedecer. El hombre justo es uno que obedece los decretos y ordenanzas de Dios, es uno que sujeta su voluntad a la voluntad de Dios. Justo es aquel que vive para Dios relacionándose con los demás correctamente sin aprovecharse de ellos evitando toda acción que pueda causar daño.

11. El ser justo no solo es una posición que obtiene el creyente por la fe en Cristo. Es declarado no culpable y se le aplica la justicia de Cristo. El ser justo es también un estilo de vida que lleva fruto de justicia. Es Cristo viviendo en el creyente, Gálatas 2:20.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada